2012/09/19

El adiós a mi amigo Nito


Por RAFAEL ROFES PEREZ

Desde Tampa me llegó esta triste noticia. Otro amigo de mi tierra natal, el popular Pepe Montes, de la emisora CMHW, me comunicó en horas de la tarde de este martes vía Facebook, de la muerte en Santa Clara de José Riveira, ex estelar lanzador de los conjuntos de Villa Clara, de Las Villas y de Cuba,  causada por un tromboembolismo pulmonar.

Es bien duro perder a un amigo como este, más cuando crecimos juntos, más cuando fuimos por varios años compañeros de estudios  en el Instituto Preuniversitario en el Campo Jesús Menéndez (IPUEC) , el  emblemático  Yabú 4 de finales de los 70, enclavado a escasos kilómetros de la ciudad de Santa Clara.

Lo primero que me vino a la mente tras este inesperado acontecimiento fue el rostro lleno de alegría de  Nito –como le decíamos sus familiares y amigos-  allá por 1976 cuando nos dijo en esa escuela que iría a representar a Cuba a una gira por Perú. 

Tenía  entonces 16 años. Todos lo abrazamos porque nos sentimos orgullosos y  privilegiados de tener a un amigo pelotero de gran nivel. 

Recuerdo que pasó más de un mes y Nito no llegaba de territorio inca. Nos preocupamos, pero al final reapareció  feliz y contento, se incorporó a los estudios y devoró  como un león las materias pendientes.

Muchas fueron las anécdotas que nos contó de ese viaje. Era nuestro ídolo beisbolero, más aún cuando nuestro preuniversitario tenía que competir ante otros semejantes. Pero ahí estaba nuestro estelar pitcher dispuesto a ganar.

No había quien nos venciera, porque Riveira amarraba cortico siempre a los contrarios. Cada vez que había una competición, nuestro IPUEC era un seguro triunfador . Y a la hora de batear era bien difícil que fallara con el madero.

Poco tiempo después continuó destacándose,  y tras su salida del  “pre” se puso más de lleno para la pelota y se convirtió en pilar fundamental de los conjuntos de Villa Clara en la Nacional y de Las Villas en las Series Selectivas.

Recuerdo que siempre disfrutaba contar sus anécdotas y proezas beisboleras –ya después de retirado- con  sus amigos y admiradores en las áreas exteriores del estadio Sandino, ideal plaza para hablar y discutir de pelota, más cuando nos acompañaba una perga con la fría cerveza a granel que traían en su pipa el  famoso  Pocholo y compañía.

Como bien me dijo Nivaldo Santos, otro de sus amigos de Yabú 2 y Yabú 4, “Nito era una persona que todo el mundo quería, era más bien callado, muy jodedor en la beca, pero disciplinado en el aula, estudiaba y tenía muy bien sus libretas... 

“Ya en ese entonces prefería los deportes..., jugaba de todo, pero su pasión era por el béisbol, defendía la primera base por su condición de zurdo y bateba muy bien,”

“Después se dedicó a pitchear, sobre todo en los campeonatos inter-Yabú. Yo recuerdo que saltó a las provinciales y ya era como pitcher, tenía una curva muy pronunciada y muy rápida, además de la recta que le traía....”,  me dijo finalmente  Nivaldo con voz entrecortada vía telefónica desde Tijuana, México, donde reside actualmente y  labora como profesor universitario.

Después que me fui  a La Habana a ejercer el periodismo, primero en Tribuna de La Habana y posteriormente en Trabajadores, fueron varias las ocasiones que me encontré a Nito en el parque Latinoamericano en sus funciones como entrenador de pitcheo.

Siempre conversábamos y me ponía al tanto de la pelota villaclareña, de los nuevos prospectos, aspiraciones, y por supuesto me daba detalles del acontecer santaclareño. O sea me ponía al día de todo lo que sucedía en mi tierra natal.

Víctor Mesa, quien jugó junto a mi amigo varias temporadas con el Villa Clara y Las Villas, siempre lo prefirió como entrenador de pitcheo en sus labores como director.

Recuerdo que hasta estuvo con él por México y actualmente trabajaba con el equipo de Matanzas, dirigido precisamente por  Víctor.

En esos encuentros en el  Latino me preguntaba siempre en jarana que cuándo lo iba a entrevistar. Que su récord de limpias de un Novato para series nacionales nadie lo había podido superar.

Y  créanme que  hoy lamento no haberlo hecho. Quedé en deuda con él porque por una circustancia u otra, tal entrevista nunca la pude realizar.

Valgan entonces estas palabras para recordar a este amigo de todos, a uno de los mejores lanzadores zurdos de la pelota villaclarena y de Cuba, quien a la edad de 53 años se nos alejó por caprichos de la vida.

Toda Villa Clara está de luto y quienes tuvimos la oportunidad de conocerlos más de cerca lo sentimos bien hondo en nuestros corazones.

Descansa en paz, hermano, al lado de nuestro Señor como bien mereces.  

Yo por lo pronto me despido de ti temporalmente con un fuerte abrazo… , porque seguro estoy nos volveremos a reencontrar algún día. Tenlo por seguro.

El sepelio de José Riveira se efectuó a las 9 de la mañana de este miércoles  en el cementerio municipal de la ciudad de Santa Clara ante la presencia de miles de santaclareños que lo acompañaron para rendirle  su último tributo.

LABOR DE JOSE RIVEIRA EN LA PELOTA CUBANA

Participó en un total de 11 Series Nacionales. Hizo su debut con Villa Clara en la  XVII Serie (1977-78). Lanzó en 224 desafíos, de ellos 161 iniciados, 59 completos, relevó en 63 oportunidades. Ganó 81 juegos y soloamente perdió 47.

Propinó 13 lechadas y salvó 3 encuentros. Lanzó en mil 131 entradas y dos tercios,  le batearon para 250. Toleró mil 73 hits, de ellos 172 dobles, 23 triples y 77 jonrones. 

Le anotaron 486 carreras, de ellas 410 limpias para promedio  de 3,26. Concedió 408 bases por bolas y  ponchó  a 745 bateadores.

Representó a Cuba en varias competiciones internacionales y posee el récord de mejor promedio de carreras limpias para un Novato (0,82), con solo 5 limpias permitidas en 55 innings de actuación (XVII Serie) y líder en general en ese indicador en dicha temporada, en la cual fue declarado como el Novato del Año.

En la XXII Serie Nacional (1983-84), también con Villa Clara, encabezó igualmente a los serpentineros en  limpias con 0,63 (solo 4 limpias en 57 entradas).

En esa propia campaña terminó como puntero en ganados y perdidos con 6-0.

Quedó empatado en juegos ganados en la XXV Serie (1986-87), con Lázaro de la Torre (IND) y Luis Tissert (SCU), los tres con 11.

No hay comentarios.: